Victor Hernández

16 de May del 2017

Desde muy joven mi vida ha estado ligada a los caballos. Mis comienzos fueron en Vigo en el año 1992, que fue la primera vez que monté a caballo y descubrí mi pasión. Como aún era muy joven, durante ese tiempo me dediqué a acabar mis estudios compaginándolos con el mundo ecuestre. Esos años de aprendizaje me ayudaron a descubrir cuál era mi vocación, la Doma Clásica, y decidí hacer de ella mi profesión.

Una vez acabados mis estudios, en el año 1999 me mudé a Madrid para aprender lo máximo posible del mundo que me apasionaba. Durante los siguientes dos años trabajé de asistente del jinete de Doma Clásica dos veces olímpico Juan Antonio Jiménez. Con él y su caballo Guizo tuve el placer de empezar a perfeccionar mi técnica como jinete, además de acompañarlo en multitud de concursos nacionales e internacionales. En el año 2001 mi vida profesional dio un giro y trabajé bajo la dirección de Juan Matute, jinete tres veces olímpico, con el que seguí aprendiendo la base de mis conocimientos ecuestres actuales.

Así comenzó mi aventura en el mundo de la doma antes de mudarme a Alemania en el año 2002, con lo que buscaba perfeccionar mi técnica y aprender los aspectos teóricos necesarios. Durante cuatro años trabajé en Munich bajo la dirección de dos jinetes: Rasmus Bondergaard y Clemmens Braunegger.

Durante cuatro años trabajé en  Munich bajo la dirección de dos jinetes: Rasmus Bondergaard y Clemmens Braunegger. Aquí empezó mi nueva visión de la Doma Clásica compaginando los conocimientos prácticos con los teóricos en la Berufschule München-Riem donde absolví la Zwischenprüfung.

Tras estos años en Munich, mi vida profesional volvió a cambiar y en el 2005 me mudé a Hamburgo, a trabajar bajo la dirección de Christian Galleman y Thomas von Samson. Con ellos seguí aprendiendo y  me brindaron la posibilidad de competir en concursos nacionales, además de realizar numerosos clínics con grandes profesionales como: Jan Bemelmans, seleccionador español del equipo de Doma, Ernst Hoyos, jinete profesor de la escuela española de Viena, Heike Kämmer, medallista olímpica por Alemania, Johan Zagers, entrenador del equipo brasileño de doma clásica o con Wolfram Wittig, entrenador personal de Isabell Werth.

En el año 2009 me instalé en el Club Hípico Los Porches, La Coruña, donde comenzó mi aventura como jinete profesional en solitario.

Desde 2011 estoy en Vigo con el gran sueño realizado de crear mis propias instalaciones en Nigrán, donde todo está construido y pensado para el bienestar tanto los caballos como las personas.